Chano Quintana.

Articulo publicado el La Provincia 20 03 14

Mientras Putin se frota las manos y sonríe a mandíbula batiente, treat Ucrania y su ciudadanía lacrimea. Un llanto incontenido por no ser ya de donde eran ni de donde nacieron; por no pertenecer a su nación y ser apátridas abducidos, capsule metidos en cintura como las huevas de caviar en lata. Las sanciones de la comunidad internacional, UE y EEUU, con un bloqueo económico-comercial y con cuasi ruptura de relaciones diplomáticas, suenan para Putin y sus hijos? cual mosca cojonera revoloteando en torno al pabellón auditivo: apenas un runrún. Rusia y su Federación es autosuficiente. Tiene recursos energéticos, fuerzas armadas y materias primas con las que sobrevivir y algo más.

De un día para otro ha subido el nivel del Mar Negro anegando el derecho internacional con fango convertido en barro, moldeado a criterio del alfarero Vladimir para culminar su obra: Plebiscito.

Del grivna al rublo, del eäyrän al vodka; del shashlik al rollo tártaro; de república autónoma ucraniana a Estado soberano? es cosa de hombres; de la abolición del servicio militar obligatorio a entrar de cabeza en la mili en defensa de la madre patria putativa. Este es el temor de miles de universitarios ucranianos que se preguntan si deberán renunciar al birrete para empuñar un Kaláshnikov.

Y ¿cómo nos afecta a Canarias este bloqueo? Por lo pronto, nuestro presidente Paulino Rivero acudió a la Feria Internacional de Turismo MITT de Moscú en un ambiente plagado de interrogantes; entre otros, la ausencia de varios presidentes autonómicos españoles. ¿Ha sido acertada su presencia o se debería haber excusado por razones de agenda?

Como aderezo al status de tensión internacional sumamos el desfigurado y extemporáneo mimetismo del ministro Margallo Crimea-Cataluña. Y como el Pisuerga pasa por Valladolid y el Guiniguada por El Real de Las Palmas, no me extrañaría que un ocurrente local cometiera la osadía de asemejar el desvío soberanista de Crimea con la petición de consulta popular sobre las prospecciones.

El pasado año los turistas rusos se dejaron en España 1.800 millones de euros. En lo que a nuestro destino local respecta, significar que los rusos (no confundir con el nativo de nevera costera en fin de semana) se gastaron el pasado año en nuestro Archipiélago 129 millones de euros netos, un 49% más que en el año 2012. Las cifras mandan y la presencia de nuestro presidente en la Plaza Roja genera más beneficios que pérdidas y no está la cosa para desaprovechar nuestro Fondo de Diamantes. Un amigo realmente molesto por la imposición putiniana en Crimea, me ha confesado su firme decisión de sumarse al bloqueo internacional. A partir de ahora, me dijo, no comeré ensaladilla, en el parque de atracciones no subiré a mi hijo en la montaña y en Navidad nada de polvorones La Estepa? ¿Es acertada su providencia o estará, sin quererlo, jugando a la ruleta??