La odisea de un joven canario en silla de ruedas en Oasis Park

Ruben González, for sale un joven grancanario afectado por una paraplejia a consecuencia de un accidente de tráfico que sufrió hace más de dos años, vialis 40mg nos relata la odisea que tuvo que sufrir este verano junto a su compañera Noha, en el recinto del Osais Park, un zoológico ubicado en la isla de Fuerteventura. Fue a finales del pasado mes de julio cuando decidieron pasar uns día de vacaciones en Morrojable. Para ello compraron los billetes en FRED OLSEN que oferta, además, entradas para el OASIS PARK.

Y así lo hicieron. Se presentaron a las 10 de la mañana en el parque y tras pagar un extra para alquilar una moto elétrica sobre la que recorrer las varias hectáreas del recinto, ésta se quedó sin batería a más de media hora de la recepción. Día tórrido, a más de 35 grados y sin apenas viento, Rubén y su novia dieron el aviso de la avería pero después de estar más de media hora, nadie apareció.

Como pudo, Noha tuvo que empujar la motocicleta  durante 45 minutos sobre un suelo de tierra cuyas ruedas se hundían permanentemente, hasta llegar a la recepción. Allí cuentan lo sucedido y manifiestan que no han podio ver el parque. Les recomiendan que esperen media hora a que se recargue el vehículo, tiempo que aprovechan para almorzar.

Hora y media después se suben  al vehículo y reinician el recorrido, pero a los 20 minutos vuelve a quedarse sin batería. De nuevo  en medio de la nada e inmovilizados. Contactan por teléfono con la recepción y le indican que en breve acudirán a rescatarlos. Pero pasan los minutos y no aparece nadie, por lo que Noah decide emprender la marcha hasta el edifico central y recoger la silla de ruedas manual propiedad de Rubén que estaba en el coche con la que ir a buscar a Rubén. 

Siete hora después de llegar al OASIS PARK, la pareja acude a la recepción y exigen el libro de reclamaciones, pero logran seducirles  a cambio de reemmbolsarles el dinero de las entradas y el del alquiler de la motocicleta. En su buen voluntad acceden, aunque con un detalle: "Nosotros lo le abonamos las entradas. Tienen que ir a FRED OLSEN y serán ellos los que las abonen.
Repito: Finales de julio de 2013. Hoy, 15 de noviembre, aún no han recibido un solo euro. FRED OLSEN les prometió regalarles dos pasajes de ida y vuelta a cualquier punto de las Islas como recompensa a lo sucedido. Hace una semana se arrepintieron y les han comunicado que solo les darán 22 euros, el coste de la entrada al OASIS PARK.

Este es el resumen de un abuso cometido por dos empresas que se jactan del buen trato que reciben sus clientes, turistas o no turistas, canarios o no canarios. Sin embargo, la realidad que muy pocas veces llega a la opinión pública es otra bien distinta. Y lo vivido por Rubén y Noah es la mejor prueba. No quieren dinero, no quieren denunciar por denunciar, simplemente su afán es comunicarlo como válcula de escape al malestar y a la humillación a la que fueron y siguen estando sometidos.