Chano Quintana

Artículo publicado en La Provincia 17/02/14

Qué hacer, price que no hacer, see cómo hacerlo. Todo para que no se produzca el cero emocional en la pareja. San Valentín arreció un año más con miles de artículos, opiniones, consejos y testimonios en primera persona de corazones pletóricos, taquicárdicos, esperanzados o partíos en los medios de comunicación, tangibles y virtuales.

Promesas de amor eterno que acaban en la sacristía, en el Registro Civil o si te vi, no me acuerdo en la Ciudad de la Justicia (al fondo a la derecha donde cuelga el letrero: Juzgado de Primera instancia).

Dicen que lo malo de la experiencia es que suele aflorar tarde. Pero para eso están los libros de autoayuda, los gabinetes de psicólogos de pareja o los 902€

Estar enamorado es€ estribillo del cancionero popular que integra acepciones tales como flechazo, enamoramiento, encoñamiento (con perdón), querencia o amor en mayúsculas. Sócrates decía que amor es una palabra de dos vocales, dos consonantes y dos idiotas.

Estadíos, fases, evoluciones a diferente ritmo, concomitancia sentimental son los puertos por los que fondea el crucero de Vacaciones en el mar o el buque de la Armada€ Los psicólogos sostienen que podemos amar pero también enamorarnos muchas veces de la misma persona. Aseguran que es la fórmula que certifica una relación duradera y feliz.

Los años enseñan que la continuidad de la pareja está en la comprensión, el diálogo, el respeto mutuo y la empatía. Pero el propio Código Civil nos recomienda suscribir un contrato afín y proporcionado a los intereses de las partes. A ver: ¿Por qué hacemos separación de bienes, cuando lo propio sería hacerlo de males? ¿Es terrenal el amor, es química, estricta física, un don divino o una teoría más de la mecánica cuántica?

Quizás estemos rizando el rizo y la verdad esté más cerca de lo que creemos. Está en la inversión emocional del día a día, en el compromiso, la lealtad. Entre los manojos de consejos que puedes localizar en las webs ad hoc, me quedo con los tres que considero claves: discutir sin pelear, reconciliarse sin rencores y mantener la pasión activa.

Creer en el amor no es cuestión de fe, únicamente. Es necesidad vital, emocional y espiritual. Amor en el sentido más dilatado y límpido. Amar nos hace crecer, nos lleva a un estado de sublimación que hace de nuestra especie más justa y tolerante, más humana.

Hay relaciones que son un clamor, otras que exigen ser amortizadas, las hay amorfas, las que pretenden amordazar, las más infames: las amoratadas.

La convivencia es un largo sendero plagado de fluctuaciones, de curvas, de cuestas y rampas, de amplias y cómodas autopistas, de carreteras de peaje, de vías en obras€ que son amores y no buenas razones€ y vuelta a empezar.

Por lo tanto y dado el estado de la superficie por la que han de transitar aquellos que llevan la C en la casilla de Estado Civil, la pieza ideal es aquella que sortea el efecto de las sacudidas bruscas, la violencia de una colisión, la intensidad de un sonido o la agitación de un corazón: el amortiguador